Nos gustan las puesta en marcha de nuevos proyectos, chequear los modelos de negocio ya operativos y aportar valor en la gestión empresarial en aspectos técnicos, o no, que hagan realidad su éxito.

En realidad nos gusta emprender. Y nos gusta el camino, casi tanto como el éxito al que conduce. Lo que no nos gusta es caminar solos. Y suponemos que a ti, tampoco.

Por eso buscamos soluciones para ti y tu empresa, para crear, para optimizar lo que ya existe, o para implantar lo que quieras que funcione.

martes, 17 de junio de 2014

Emprender contra el sistema

Puede que hayas escuchado alguna vez que se necesitan "ayudas" para potenciar a las pymes y a los autónomos. Mas ayudas públicas. Subvenciones. O exenciones al pago de impuestos, o reducciones temporales en los tipos impositivos...
Seguro que no has leido en los blog de opositores peticiones de salas de estudio con acceso a temarios actualizados, o que le financien desde la Unión Europea el material o las horas del preparador. Seguro que tampoco has oido pedir una ayuda pública para comprar protectores de esquinas de muebles o barras protectoras para escaleras, o exenciones enumeradas de llevar sillas portabebes para coches para las familias con niños pequeños.


Parece lógico pensar que cada uno se responsabiliza de las consecuencias directas, indirectas o colaterales de las decisiones que toma sobre su vida. Y entre esas consecuencias están las incertidumbres (será viable o no mi proyecto, aprobaré o no la oposición, serán seguros los protectores de enchufes..) y sus consecuencias económicas.


Deberíamos perseguir y exigir las modificaciones en el entorno normativo que faciliten la toma de decisión para iniciar una actividad profesional o empresarial y su viabilidad en el mercado. Pero no como un subsidio ni como una protección. No se necesitan ayudas. Se necesita un ordenamiento jurídico sencillo y con una clara orientación a la responsabilización de las personas y las organizaciones.

Los tramites de alta de actividad, el calendario de obligaciones tributarias, las obligaciones contables, las obligaciones normativas por sector de actividad, la gestión de Impuestos Indirectos y los solapamientos de regímenes económicos de las diferentes Administraciones Locales, Autonómicas y Estatales, las normas transitorias, las discrepancias interpretativas en los vacios normativos.. 


Te atreves contra todo esto... ¿y aún crees que necesitas "ayudas"?  
¿O necesitas simplificar y dejar más tiempo a crear, crecer y generar nuevos recursos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario