Nos gustan las puesta en marcha de nuevos proyectos, chequear los modelos de negocio ya operativos y aportar valor en la gestión empresarial en aspectos técnicos, o no, que hagan realidad su éxito.

En realidad nos gusta emprender. Y nos gusta el camino, casi tanto como el éxito al que conduce. Lo que no nos gusta es caminar solos. Y suponemos que a ti, tampoco.

Por eso buscamos soluciones para ti y tu empresa, para crear, para optimizar lo que ya existe, o para implantar lo que quieras que funcione.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Que no puedes volar, no insistas..

Que está muy bien motivar-se, reforzar-se, valorar-se... Pero está mucho mejor cuando alguien te susurra al oído: "no saltes aún, anda, vamos a por un paracaídas primero y volvemos en un rato.."
Porque cuando te lanzas a monetizar una idea, tu idea.. todo te parece poco. Todo para tu idea, que no le falte de nada, oiga, la mejor web, y si tengo que comprarme una red social para mi solo, pues me la compro, si, que mi idea es friolera y necesita un montón de "me gusta" en el facebook..

Pero... ¿Mi idea le gusta tanto a alguien como a mi?
Y si le gusta a alguien... ¿Alguien quiere pagar por mi idea tanto como para comprarme una contraportada del Times para anunciarla?
Y si gusta... ¿A cuanta gente?

Pero como nos dan miedo los NO como a todos, pues a veces ni nos hacemos estas preguntas... ni se las hacemos a quienes nos rodean.

Pero ¿qué ocurre si me empeño en vender pájaros amarillos, y el mercado me pregunta si tengo pájaros verdes? Puedo actualizar mi oferta si no me he gastado mi presupuesto, el de mis FFF*, o el de mi banco en alimentar una idea malcriada. Y si en lugar de pájaros... ¿me piden terrarios para hormigas? ¿Aún me queda presupuesto? ¿Energia? ¿Motivación, refuerzo y autoestima?

No te ciegues. Tu idea de negocio no eres tu. Es la forma en la que quieres desarrollarte, personal, profesional o económicamente. Escucha al mercado, escucha la legislación, escucha la competencia. 

Que no puedes volar, no insistas. Adáptate, no te extingas.



*Family Fools and Friends

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Ejecución Estratégica o manual de uso del mapa del tesoro

¿Planificas tus vacaciones durante meses o piensas en tus vacaciones durante meses? 
No se trata de un juego de palabras, ya que planificar significa fijar un objetivo, marcar un plan, recorrer el trayecto... y prever inconvenientes y sus soluciones!


Puede ser con o sin ayuda, a corto o a largo plazo. Puede tener metas intermedias, bifurcaciones, puntos de no retorno... 

Pero si además de pensar, no bajas a la tierra poniendo en números lo que quieres conseguir, en qué plazo, y usando qué recursos... será imposible no sólo llegar, sino también identificar los inconvenientes que puedas encontrar en el camino y anticiparte a las soluciones que podrás aplicar.

No basta con pensarlo y visualizarlo. Tener el mapa no te lleva hasta el tesoro, como tener muy trabajado un Modelo de Negocio no te hace tener éxito si no te decides a llevarlo a la realidad, trabajarlo, y fijarte hitos, importes de ventas, clientes potenciales visitados, encuestas...etc.
Pensar en el Tesoro no te da un mapa, como tener muy buenas ideas no hace que puedas convertirlas en una empresa rentable si no has pensado bien en el producto, el mercado, los canales o el modelo de negocio.

¿Qué tipo de empresario eres? ¿de los que saben doblar los mapas...o de los que saben cómo usarlos?
¿y si buscamos juntos el tesoro ;) ?

miércoles, 16 de septiembre de 2015

¿Porqué especializarte? La respuesta en tu cuenta de pérdidas y ganancias

Tienes un modelo de negocio. Además eres muy bueno en lo que haces. Eres tan bueno que tus clientes además de lo que sabes hacer especialmente bien, aprovechan y te piden pequeñas cositas... Y tu, total, ya que estás, pues se lo haces y se lo cobras (o no.. porque total, ya que estás...)
Porque tu talento es el que es. No otro. Y porque para tu cliente eres  lo que eres, no lo que podrías llegar a ser. Si lo que haces o vendes soluciona un problema, ese es tu valor.
Piensa en ti como podrías pensar en tu empresa, en cómo se estructura su cuenta de pérdidas y ganancias. Debe ser rentable por los beneficios de explotación. Por su propia actividad. Y a partir de ahí sumamos y sumamos todo lo que se pueda.
Puedes tener resultados extraordinarios positivos y que tripliquen tu cifra de negocios, pero no deja de ser eso: extraordinario.

¿de verdad vas a basar tus ingresos en eventos extraordinarios? ¿O te vas a especializar en que tus ingresos ordinarios crezcan progresivamente y de forma constante?

martes, 18 de agosto de 2015

¿Porqué la solidaridad y la sostenibilidad no van a ser rentables?

Seguro que a ti también te sale en automático relacionar empresa solidaria con ONG.. ¿verdad?

¿No te has planteado que quizás haciendo lo que haces y siendo coherente con tus principios podrías darle más potencial a tu negocio y obtener más ventas e ingresos?


En un mundo cada vez más global como en el que nos encontramos, en el que toda la  información es accesible, cualquier diferenciación de un producto o servicio sirve para especializar a su propietario. Y ya sabes: o eres diferente, o eres más barato.

Jose María Batalla, en su libro, las Buenas Marcas Venden Más (y las buenas personas duermen mejor..) es muy claro al resumir que la tendencia de las grandes marcas es a ser "sostenibles" y "sociales" por convicción, y no por destinar una parte de sus presupuestos a obras sociales. Empresas como Ikea, que publicita sus paquetes planos como un beneficioso ahorro de precio a sus clientes y una disminución de las emisiones de CO2 en el transporte es sólo un ejemplo.

Puede ser comprometiendote a imprimir con productos respetuosos con el medio ambiente, asegurarte que los componentes de tus productos están producidos respetando los derechos de los trabajadores en el pais de origen, que los ingredientes de los menús de tus restaurantes promocionan los cultivos de temporada... 
Puede ser facilitando ideas a tus empleados o mejor aún solicitandoselas a ellos..
O puede ser destinando parte de tu tiempo a ofrecer los servicios de tu negocio de forma gratuita o a un precio reducido a un grupo de clientes potenciales que de forma directa (compra futura) o indirecta (recomendación) revierta en tus ingresos económicos, y sobre todo, en la satisfacción de hacer las cosas de la manera correcta. 
  
No necesitas un presupuesto inmenso para tener Responsabilidad Social Corporativa. Necesitas tener ganas de ser responsable.

¿Qué? ¿Dejas "ejercer" a la buena persona que llevas dentro, y dormimos todos un poco mejor?

miércoles, 8 de julio de 2015

Céntrate en lo que quieres, y hazlo

Probablemente suene a más de lo mismo. Y probablemente lo sea.
Pero la mayor parte de nuestros problemas en el día a día vienen de dos cosas básicas:
- no  planificar, y
- no cumplir la planificación
Nada o casi nada ocurre por azar. Tanto si tienes que realizar ventas, como si tienes que entregar un proyecto, como si tienes que hacer una exposición en público... tienes que realizar un trabajo previo.
No es lo más divertido, ni lo más productivo.. pero es lo único que te salva del fracaso.


Bueno, lo único no.  Esforzarte en planificar  para después no llevar a la práctica la planeado es incluso peor que lanzarnos a correr sin un plan predefinido.


Para no dedicarle tiempo a planificar usamos excusas de todo tipo.. Lo he hecho mil veces, ya veré cómo improviso, forma parte de mi rutina... y hasta nos decimos: ¡No tengo tiempo!

Para no ejecutar...la mayoria de nosotros nos congelamos en la "parálisis por análisis".. dándole más importancia de la que realmente tienen los detalles y el miedo a que lo que tengamos entre manos no fucione a la perfección. 

La respuesta a ambas carencias es sencilla: Siéntate, y planifica. Levántate y ejecuta.

Fácil, ¿verdad? 
Pues no te disperses.

miércoles, 3 de junio de 2015

De fracaso en fracaso y aprendo porque me toca..

Cualquier libro de emprendeduría, crecimiento personal, motivación o liderazgo incluye algún capítulo sobre la necesidad de afrontar los errores como oportunidades. 
Centrarse en la oportunidad frente a nosotros y no en lo perdido a nuestra espalda.

Y desde un análisis objetivo y racional, es la única alternativa: aprender y seguir adelante. La mayoría de las veces duele más el orgullo o la autoconfianza mermada que las pérdidas económicas que nuestras decisiones puedan acarrear.

Cuando un emprendedor se siente fracasado suele haber perdido una importante cantidad de dinero en su inversión,  una incuantificable cantidad de tiempo y energía o no ha sido capaz de mantener la ejecución de su plan de negocio, o los resultados difieren completamente de lo planificado en su modelo de negocio.

Por eso es difícil que en plena vorágine pesimista alguno de nosotros sacuda su cabeza con integridad y se diga a sí mismo un discurso motivador sobre las innumerables ventajas de haberse equivocado. Lo humano es castigarse con una larga lista de reproches, sentimientos negativos hacia uno mismo o los demás y anclarse durante un tiempo en esa situación improductiva; perder unas cuantas ocasiones de levantarse de la autocompasión y no hacer algo útil por uno mismo y por su negocio.

Los "tenía que haberme dado cuenta", los "si no...", y sobre todo los: "..y si..." aparecen queramos o no recurrentemente en nuestros pensamientos restando una energía ya menguada en los momentos de "bajón".

Ese momento de duelo, emocional y financiero, es imprescindible. Pero sólo trabajar un análisis objetivo puedes hacer una lectura de autoaprendizaje y de enriquecimiento personal. 

Reconocer que el problema existía desde tiempo antes a que decidieras afrontarlo para aprender a anticiparte a situaciones similares en el futuro. 

Esforzarte en integrar la situación resultante en tu día a día, relativizando y poniendo en perspectiva las consecuencias. 

No siempre le encontrarás un porqué, pero podrás decidir qué hacer con la situación resultante: monetizar las pérdidas reales, planificar una recuperación en tiempo o en servicios, retomar el modelo de negocio fallido y corregir los defectos, probar algo totalmente nuevo, preguntar, responderte...

¿Que te parece si nos acompañamos para salir de nuestro próximo fracaso?


El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse - Winston Churchill

lunes, 4 de mayo de 2015

Momento junta de accionistas.. momento Informe del gobierno corporativo

Según la Wikipedia: El concepto de gobierno corporativo se refiere al conjunto de principios y normas que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de gobierno de la empresa, como son los tres poderes dentro de una sociedad: los Accionistas, Directorio y Alta Administración. En español se utiliza también gobernanza corporativagobernanza societaria y gobierno societario.
Esta concreta explicación se podría incluso resumir más añadiendo que es el sistema en que una empresa es dirigida y controlada. Dirigida por sus administradores y controlada por sus responsables de administración/auditores. Una empresa debe saber quién hace qué, en qué forma y en qué plazo. Asi es fácil reconocer la cadena de decisiones que resuelven un problema, activan una solución o fomentan el crecimiento.

Si añadimos que en la regulación normativa española vigente hoy en dia es de obligado cumplimiento para empresas de más de 5 empleados cabe preguntarse...¿no será que cualquier empresa/activdad  debería cumplimentar periódicamente los items obligatorios a los que se refiere este concepto?

¿Empezamos por el principio y continuamos llenando de eficiencia nuestas actividades?

domingo, 15 de marzo de 2015

Diversificando negocio, aproximando el éxito

Está claro que para conseguir cualquier objetivo tienes que fijar nuestra meta en el tiempo, concretar una trayectoria y cumplir estrictamente con las tareas intermedias. Sólo centrándo nuestra atención y focalizando se acortan los tiempos y se alcanza el éxito.
Pero las cosas no siempre salen como habíamos planeado, ni tan rápido, ni tan fluidas... ¿cuántas naves hay que quemar en el camino?
En algún momento hay que analizar si los objetivos fueron realistas, si la estrategia correcta y las tareas asequibles y adecuadas. Si la respuesta a todas es sí, pero no nos acercamos a nuestro objetivo, o hasta nos alejamos de él...hay que replantear los tiempos. Quizá tengamos que aplazar el éxito en nuestra empresa y fijarnos, aunque sea temporalmente otro core business que genere frutos de forma más rápida o inmediata.

¿Cómo buscar esa segunda o tercera línea de negocio que no sólo no nos aleje de nuestro objetivo soñado sino que pueda facilitar su consecución?

Con integridad y transparencia hacia nuestros valores, hacia lo que venimos haciendo, hacia lo que vamos a hacer y sobre todo, hacia con quién lo hacemos.
Con realismo, se trata de buscar una línea de actividad que nos permita obtener ingresos, relevancia, visibilidad y minimizar problemas.
Con estrategia, fijando también una línea de trabajo, compatible con el anterior modelo de negocio, y aunque exigente, conectado a la realidad.


¿Ya has rediseñado tú estrategia de negocio alguna vez? ¿Ramificamos y diversificamos nuestros talentos?