Nos gustan las puesta en marcha de nuevos proyectos, chequear los modelos de negocio ya operativos y aportar valor en la gestión empresarial en aspectos técnicos, o no, que hagan realidad su éxito.

En realidad nos gusta emprender. Y nos gusta el camino, casi tanto como el éxito al que conduce. Lo que no nos gusta es caminar solos. Y suponemos que a ti, tampoco.

Por eso buscamos soluciones para ti y tu empresa, para crear, para optimizar lo que ya existe, o para implantar lo que quieras que funcione.

domingo, 15 de marzo de 2015

Diversificando negocio, aproximando el éxito

Está claro que para conseguir cualquier objetivo tienes que fijar nuestra meta en el tiempo, concretar una trayectoria y cumplir estrictamente con las tareas intermedias. Sólo centrándo nuestra atención y focalizando se acortan los tiempos y se alcanza el éxito.
Pero las cosas no siempre salen como habíamos planeado, ni tan rápido, ni tan fluidas... ¿cuántas naves hay que quemar en el camino?
En algún momento hay que analizar si los objetivos fueron realistas, si la estrategia correcta y las tareas asequibles y adecuadas. Si la respuesta a todas es sí, pero no nos acercamos a nuestro objetivo, o hasta nos alejamos de él...hay que replantear los tiempos. Quizá tengamos que aplazar el éxito en nuestra empresa y fijarnos, aunque sea temporalmente otro core business que genere frutos de forma más rápida o inmediata.

¿Cómo buscar esa segunda o tercera línea de negocio que no sólo no nos aleje de nuestro objetivo soñado sino que pueda facilitar su consecución?

Con integridad y transparencia hacia nuestros valores, hacia lo que venimos haciendo, hacia lo que vamos a hacer y sobre todo, hacia con quién lo hacemos.
Con realismo, se trata de buscar una línea de actividad que nos permita obtener ingresos, relevancia, visibilidad y minimizar problemas.
Con estrategia, fijando también una línea de trabajo, compatible con el anterior modelo de negocio, y aunque exigente, conectado a la realidad.


¿Ya has rediseñado tú estrategia de negocio alguna vez? ¿Ramificamos y diversificamos nuestros talentos?